Investigación


Es la principal causa de dolor y discapacidad en el mundo

La artritis reumatoidea en la Argentina

La enfermedad, que es crónica, afecta a 3 mujeres por cada hombre y en nuestro país la padecen, según estimaciones de la Sociedad Argentina de Reumatología, alrededor de 41 mil mujeres.

La artritis reumatoidea es la principal causa de dolor y discapacidad en el mundo y afecta a tres mujeres por cada hombre entre los adultos en edad productiva –13 a 45 años- y a 1 de cada 1.000 niños. En la Argentina, según estimaciones realizadas por la Sociedad Argentina de Reumatología, más de 41 mil mujeres podrían padecer esta afección.
La artritis reumatoidea es una forma frecuente de artritis que produce inflamación en la capa que reviste las articulaciones u otros órganos internos. Es una enfermedad crónica que tiende a persistir durante muchos años y que afecta a distintas articulaciones y que puede dañar tanto a los cartílagos como a los huesos, los tendones y los ligamentos.
A nivel social, el impacto de la artritis reumatoidea es relevante debido a que es una enfermedad progresivamente debilitante que hoy representa la principal causa de dolor y discapacidad en el mundo. Los efectos físicos que aparecen en esta enfermedad a menudo derivan en deterioro funcional e incapacidad para movilizarse y trabajar. Por otra parte, este deterioro a menudo provoca depresión, ansiedad y sensación de desamparo y afecta la vida diaria y familiar del paciente.
Contrario a lo que se cree, la artritis reumatoidea es una afección de jóvenes que comienza a temprana y mediana edad y afecta también a bebés y niños.
Existen dos tipos de esta enfermedad: la infanto juvenil y la adulta.
La artritis infanto juvenil se puede manifestar a cualquier edad desde los pocos meses de vida hasta la adolescencia. Se la considera infanto juvenil hasta los 16 años y se presenta en tres formas:

  • Poliarticular: incluye cinco o más articulaciones comprometidas y se presenta mayormente en preadolescentes y adolescentes.
     

  • Oligoarticular: incluye hasta cuatro articulaciones comprometidas y es la forma más frecuente. Se presenta mayormente en menores de 5 años y principalmente en niñas.
     

  • Forma de comienzo sistémico: se presenta mayormente en varones de 5 o 6 años con síntomas como fiebre muy alta y una erupción en la piel que desaparece cuando cesa la fiebre. Más de la mitad de estos niños desarrollan una artritis muy severa y resistente a los tratamientos.

La artritis reumatoidea es considerada adulta luego de los 16 años de edad y afecta principalmente a mujeres en una proporción de 3 a 1, entre los 13 y los 45 años.

CAUSAS Y SINTOMAS

La causa de la artritis reumatoidea es desconocida y la enfermedad difiere de una persona a otra. Se presenta con más frecuencia en personas con una predisposición genética, aunque sin embargo no es una enfermedad hereditaria.

Los signos y síntomas más comunes son:

  • Anemia.

  • Fiebre.

  • Rigidez matinal luego de haber dormido durante la noche.

  • Dolor e inflamación articular.

  • Dificultad para mover una o más articulaciones.

  • En los adultos, se suman factores de riesgo como fumar y no realizar actividad física.


DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO


Para definir el diagnóstico, los síntomas deben persistir más de 6 semanas y es de vital importancia que el paciente sea tratado por un médico especialista en reumatología. El diagnóstico es clínico en primera instancia, sumando además exámenes de laboratorio (eritrosedimentación), el test de látex y radiografías de manos y pies.
El tratamiento de la artritis reumatoidea se basa en tres pilares:

  • Medicación

  • Terapia Física.

  • Apoyo psicológico.

Todos los pilares tienen la misma importancia y se deben desarrollar paralelamente.
En cuanto a la medicación, el tratamiento incluye dos grupos de drogas:

  • Las que sirven para aliviar el dolor del día a día y la inflamación a corto plazo, que incluye los antinflamatorios y corticoides.

  • Las drogas modificadoras de la enfermedad, detienen su evolución y permiten que las articulaciones se dañen menos. Entre estas drogas se incluyen los biológicos que corrigen la función alterada, frenen la inflamación, previenen las erosiones y evitan la alteración de la estructura articular.

La terapia física consiste en la movilización de las articulaciones y el fortalecimiento muscular a través de un programa de ejercicios. El deporte recomendado es la natación en agua tibia o caliente, ya que relaja. Se debe evitar todo tipo de deportes de choque.
El apoyo psicológico es necesario para el paciente y la familia ya que esta afección afecta profundamente la vida cotidiana del enfermo y su entorno. Las necesidades de las personas cambian, desde la disposición de los muebles y utensilios en una casa hasta la consideración de pensar en cómo enfrentar el trato de un discapacitado en la familia. El apoyo psicológico apunta a mejorar la calidad de vida del paciente y su familia.
Para concientizar a la población acerca de la artritis reumatoidea, la Sociedad Argentina de Reumatología (SAR) y el Grupo AMAR (Ayuda Mutua al Paciente con Artritis Reumatoidea) lanzaron la campaña CAMINAR (Campaña Informativa sobre Artritis Reumatoidea).

  

SUMARIO