:: REVISTA MEDICOS | Medicina Global | La Revista de Salud y Calidad de Vida
 
Sumario
Institucional
Números Anteriores
Congresos
Opinión
Suscríbase a la Revista
Contáctenos

 


 

 

 

 

 

 

 

 

Federación Farmacéutica

 

 

 

 

 
 

 

:: Infórmese con REVISTA MEDICOS - Suscríbase llamando a los teléfonos (5411) 4362-2024 /  (5411) 4300-6119 ::
  

Opinión


La tecnología aplicada en psicoterapia:
Sigmund Freud estaría fascinado

Por el Dr. Héctor Barrios(*)

Desde estas páginas nos hemos referido innumerables veces al avance de la tecnología, a las aplicaciones que se generan día a día y a la transformación que ellas generan en el ámbito de la salud. Y, como no podía ser de otra forma, también la tecnología ha desembarcado en un área particularmente especial como es la de los tratamientos psicoterapéuticos.
Francisco, empleado de una empresa multinacional, está detenido en su desarrollo profesional, porque su próximo paso requiere liderar un equipo grande y esto implica hablar frente a muchas personas. Esto último le resulta imposible, de sólo pensar en ello siente taquicardia, le transpiran las manos y se le nubla la vista.
A Emilce, ama de casa de 50 años, le pasa algo similar al pensar en volar en avión: le surgen ideas catastróficas y tiembla sin parar. Esta situación se le volvió insostenible cuando su único hijo y su único nieto se mudaron a España.
Carlos sufre tanto cuando tiene que hacerse estudios médicos que evita constantemente pensar en su salud. No se anima a sacarse sangre y mucho menos a hacerse esa tomografía que su médico considera tan importante.
Hasta hoy, nos explica la Lic. Mercedes Castronuovo, Gerente de Prestaciones del Centro Privado de Psicoterapias, los tratamientos para tratar este tipo de problemáticas estaban basados en técnicas de diferentes modelos psicoterapéuticos y también, en los casos más agudos, en el uso de medicación específica. En particular, nos señala, es el uso de medicación el que genera más inconvenientes, ya que muchos pacientes no quieren tomar psicofármacos, a otros les produce efectos secundarios y finalmente tampoco es viable la toma de este tipo medicamentos de por vida en donde naturalmente se pueden generan ciertos riesgos de dependencia a los mismos. Pero estas situaciones, nos sigue comentando, tienen hoy una nueva solución: la psicoterapia con el uso de realidad virtual.
Como todos sabemos, la tecnología ha venido -continúa y continuará- impactando en todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana. Tecnologías como la videoconferencia, las aplicaciones para teléfonos inteligentes y los chats son cada vez más relevantes para la práctica clínica habitual.
La realidad virtual es otra herramienta que se suma a este fenómeno, en donde su aplicación en los tratamientos psicoterapéuticos está avanzando a pasos agigantados. Desde hace décadas ya se usaba en ámbitos académicos, luego estuvo dirigida al terreno del entretenimiento y en los últimos años ha tenido un gran desarrollo en el campo de la salud.
Los expertos sugieren que este campo será, luego de los videojuegos, el sector que más crecerá en la aplicación de la realidad virtual en los próximos años. La formación de profesionales, la rehabilitación de pacientes y el tratamiento de trastornos psicológicos, son algunos de los principales usos de la realidad virtual aplicada a la salud.
Los trastornos de ansiedad y las fobias específicas son las patologías más investigadas en la aplicación de estas tecnologías. Sin embargo, en el último año se ha avanzado mucho en su uso en depresión, trastornos de déficit de atención, trastornos alimentarios y otras patologías de importancia.
En la última reunión anual de la Asociación Americana de Psiquiatría, nos comenta la Lic. Castronuovo, se expusieron investigaciones sobre la utilización de realidad virtual en las que los niños con autismo aprenden a reconocer cuándo su madre está enojada o triste, los veteranos de guerra traumatizados desarrollan habilidades para lidiar con sus flashbacks y las personas con dolor crónico logran olvidarlo con éxito.
Naturalmente la pregunta es cómo funciona. Cuando un paciente concurre a sesión, nos sigue comentando la Lic. Castronuovo, como en cualquier otro tratamiento, se lo entrevista y se hace un diagnóstico inicial. En el caso de Emilce, por ejemplo, es una fobia específica a volar. Luego, el psicoterapeuta desarrolla un plan de tratamiento que incluye una evaluación específica de las emociones y los pensamientos asociados a la patología que lo convoca, y un diseño particular de cada sesión. Emilce tiene temores excesivos asociados a pensamientos catastróficos de tener un accidente y morir, y éstos comienzan antes del vuelo. El terapeuta utiliza esta información para delinear el plan de exposición gradual con los diversos escenarios y modificar la intensidad de los factores ansiógenos de los mismos.
El consultorio está adaptado y dispone de un casco de realidad virtual, una computadora desde la cual se podrán ir modificando los diferentes escenarios y un sensor de biofeedback que le brindará al profesional la información sobre los efectos que tiene el paciente al exponerse al escenario.
Se trata de generar una experiencia para el paciente donde pueda sentirse ansioso o incómodo. Luego, dentro de ese entorno, el terapeuta crea digitalmente intervenciones que lo ayudan a sentirse más cómodo o a manejar sus emociones de manera adecuada. En el caso de Emilce la experiencia comienza con una escena donde ella está en el living de su casa preparándose para el vuelo, luego toma un taxi hacia el aeropuerto y finalmente sube al avión y despega. El profesional va regulando diferentes variables: el momento del día, la meteorología, la cantidad de gente, las posibles turbulencias, entre otras. Todo esto se da de manera gradual y acompañado por técnicas de relajación que posteriormente Emilce trasladará al momento de hacer efectivo el viaje.
Son muchas las ventajas que ofrece la realidad virtual; su efectividad para producir la inmersión del paciente en la situación, la mayor aceptación por parte del paciente frente a otras terapias de exposición y la posibilidad de adaptar el tratamiento a cada caso en un contexto 100% controlado por el terapeuta, son algunas de ellas.
Existen numerosos equipos en el mundo y en la Argentina trabajando en el desarrollo de esta herramienta. Estos dispositivos requieren un entrenamiento específico y un apoyo institucional, considerando que hay factores que contribuyen a asegurar su adecuada utilización, como son: seguridad informática, supervisión de los casos y el monitoreo de la evolución de los resultados terapéuticos, entre otros.
En el Centro Privado de Psicoterapias, nos señala finalmente nuestra entrevistada, estamos convencidos de que el futuro de la asistencia en salud en general y de la psicoterapia en particular va a estar potenciado por estas tecnologías. En la institución un equipo de profesionales especializados está desarrollando la aplicación de esta tecnología a distintos tratamientos con excelentes resultados. Sin duda las nuevas tecnologías son cada vez más relevantes en nuestra práctica; hoy los pacientes piden sesiones por videoconferencia, que se les sugiera una aplicación para dormir mejor o contención por WhatsApp. La realidad virtual se presenta como una poderosa herramienta. Casos como los de Emilce, Francisco o Carlos son sólo algunos ejemplos de quienes se podrían beneficiar con estos dispositivos. Si bien el desarrollo y la aplicación de estas tecnologías hoy sólo están al alcance de las organizaciones de primer nivel que pueden financiarlas, en un futuro cercano estamos seguros de que llegará a nivel masivo.
En definitiva, amigo lector, está en nosotros ponernos al día y sumar las nuevas tecnologías a nuestro trabajo cotidiano.

(*) Director de Salud Corporativa de Willis Towers Watson.
 

SUMARIO

 

Copyright 2000-2017 - Todos los derechos reservados, Revista Médicos