:: REVISTA MEDICOS | Medicina Global | La Revista de Salud y Calidad de Vida
 
Sumario
Institucional
Números Anteriores
Congresos
Opinión
Suscríbase a la Revista
Contáctenos

 

 

    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

:: Infórmese con REVISTA MEDICOS - Suscríbase llamando a los teléfonos (5411) 4362-2024 /  (5411) 4300-6119 ::
  

Primera Plana


El Gobierno quiere déficit cero dentro de un año en la entidad

PAMI: en busca del financiamiento perdido

 

En un contexto signado por el déficit y las negociaciones con la industria farmacéutica, el Lic. Sergio Cassinotti, director ejecutivo del PAMI, explicó un conjunto de nuevas medidas que buscan controlar la crítica situación financiera del instituto. Conflictos y desafíos para la entidad que cubre la salud de casi cinco millones de argentinos.

La situación del PAMI no podría ser más complicada. Con un déficit mensual que está entre los 800 y los 900 millones de pesos, a la difícil situación financiera se suma la falta de controles y auditorías y la siempre punzante negociación con la industria farmacéutica.
De hecho, fue en mayo pasado que, como respuesta a la decisión de Cassinotti de anular el convenio que la industria había acordado con su antecesor, Carlos Regazzoni, los laboratorios amenazaron con eliminar los descuentos para medicamentos y, así, poner en riesgo la cobertura de los casi 5 millones de beneficiarios que cubre el instituto.
Cassinotti se reunió varias veces con las principales cámaras de laboratorios medicinales y, al cierre de esta edición (a fines de junio) ya había logrado un acuerdo con una serie de modificaciones al convenio original para la compra y provisión de medicamentos del Instituto.
En este contexto, Cassinotti expuso un análisis detallado de la crítica situación de la entidad que dirige y luego presentó un conjunto de medidas ideadas para contener los gastos sin descuidar las prestaciones. “Estamos trabajando muy fuerte para que en los primeros meses del año que viene, podriamos volver a ser creíbles y afrontar todas nuestras responsabilidades”, sintetizó el director ejecutivo del PAMI
.

LA POBLACIÓN
En primer lugar, Cassinotti detalló las características de la población del PAMI, entidad que cubre al 76% de los adultos mayores del país, en un total de 4.908.200 de beneficiarios, con un 64% de mujeres y un 36% de hombres, entre jubilados, pensionados y familiares con dependencia, veteranos de Malvinas y sus familias. “Un dato que en general se desconoce, enfatizó Cassinotti, es la cantidad de chicos que cubrimos”. La cifra de beneficiarios menores de 19 años llega al 3,5%. Un 8% le corresponde a la población de entre 20 y 59 años; un 68% a los que tienen entre 60 y 79; y un 20,5% a los mayores de 80, lo que resulta en que la edad media de la población es de 69,4 años. “Lo importante, resaltó el Director Ejecutivo, es la concentración: hasta el 96% de nuestra población termina en el PAMI: este es un primer dato nada menor, que tiene consecuencias directas en el gasto”.

EL PADRÓN
Otra de las claves para entender la situación actual es la evolución que el padrón de afiliados ha tenido en los últimos años. “Es especialmente importante en este aspecto el tema de las moratorias previsionales”, destacó Cassinotti: Es que, de febrero de 2015 a diciembre de 2016, el porcentaje de moratoria pasó del 5 al 13%. “Esto tiene un impacto terrible cuando tenemos que cerrar los números”, explicó. En número de afiliados, el padrón del PAMI no deja de crecer. Si en marzo de 2016, y luego de la depuración que realizara Regazzoni, la cifra estaba ligeramente por encima de los 4 millones 700 mil, para noviembre de 2016 ya llegaba a los 4 millones 900 mil. Y, para fines de este año, la estimación indica que el número alcanzará los 5 millones 100 mil afiliados.

INGRESOS
Del monto total que ingresa a la entidad vía la AFIP, un 3% proviene de los trabajadores en relación de dependencia, un 2% de los empleadores y un 5% corresponde a los autónomos. De los ingresos provenientes de la ANSES, un 3% le corresponde a los haberes jubilatorios mínimos y un 6% a lo que excede ese monto. Mientras que el aporte per cápita por pensiones contributivas es de 50 pesos, el de veteranos de Malvinas es de 45. “Es muy difícil cubrir a un veterano con 45 pesos”, indicó el Director ejecutivo. En promedio, el ingreso per cápita calculado a abril de este año es de alrededor de 1.700 pesos y el total de ingresos proyectados para 2017 es de 116.467 millones.
En relación a la tasa de dependencia, los datos que expuso Cassinotti develaron que, en marzo de este año, 1,38 trabajador activo está financiando a un jubilado en el PAMI. Desde 2014 se viene reduciendo la relación entre cotizantes y afiliados, lo que ejerce presión sobre el equilibrio presupuestario entre ingresos y egresos. “Todo esto tiene que ver con las moratorias, con el poco ingreso por veteranos de Malvinas y, también, no lo vamos a negar, con una caída laboral”, explicó Cassinotti.


LOS GASTOS
En cuanto a la composición de los gastos totales del PAMI, Cassinotti expuso que el 27% va a la industria farmacéutica por la compra de medicamentos. “Tengo como objetivo llevarlo a un 25%, que es una cifra razonable si tenemos en cuenta que en una obra social sindical el gasto en medicamentos está en el 18%, y en las prepagas, alrededor del 20%”. El 14% del gasto se va en prestaciones de primer nivel de atención; 16% en prestaciones de segundo nivel; un 1% en prestaciones de tercer nivel. Además, el gasto en salud mental ronda el 2% y el destinado a prestaciones alternativas llega al 3%. Los insumos médicos se llevan el 4%, las prestaciones sociales, también el 4%. El 13% del gasto es administrativo, un 4% se destina a geriatría, otro tanto a internación domiciliaria, mientras que a discapacidad se destina un 2%. “Es claro que para contener el gasto tenemos que apuntarle a las prestaciones de segundo nivel y al gasto en medicamentos, insumos e internación domiciliaria”.

MEDIDAS PARA LA CONTENCIÓN DEL GASTO
Luego de dar cuenta de la situación actual de la entidad, Cassinotti presentó un conjunto de ocho medidas para contener el gasto. “Lo que yo pretendo no es cortar prestaciones ni perjudicar a prestadores o a laboratorios. Creo que podemos hacer una gestión muchísimo mejor de lo que se estuvo haciendo antes. Hubo antecedentes de buena gestión: y esas son las que tenemos que mirar para aprender”.

AUDITORÍA
“Queremos fortalecer la auditoría en todos los niveles”, destacó. Así como lo hizo como titular del IOMA, Cassinotti se propone impulsar los procesos de auditoría en el PAMI, para detectar por dónde puede estar generándose un gasto innecesario. Se trata de un punto que también la industria, en el nuevo acuerdo alcanzado, se comprometió a fortalecer. “Estamos trabajando para que los médicos empiecen a recorrer las instituciones, para que vayan a los sanatorios, a las clínicas, a las farmacias. Es tanta la importancia que le hemos dado a las auditorías que el área depende directamente de mí”.

EXTERNACIÓN
Otra de las medidas es la formación y fortalecimiento de un equipo médico de externación. El trabajo del equipo es tratar de ubicar a los pacientes en geriátricos o en internación domiciliaria. “Es muy importante que este equipo empiece a funcionar en serio, y ya lo está haciendo”, enfatizó Cassinotti.

NUEVO MODELO PRESTACIONAL
Habrá, también, un cambio en el modelo prestacional. “Tenemos que disponer de un presupuesto de 800 millones de pesos por mes, y tiene que ser un presupuesto previsible, tanto para los prestadores como para el PAMI; no puedo pagar lo que no existe”, advirtió Cassinotti. Y añadió: “1.700 0 1.800 pesos per cápita suena muy justito, pero bien gestionado tiene que funcionar”. El nuevo modelo prestacional está pensando para que ese objetivo pueda alcanzarse. “La idea es poner diferentes valores capitados, en tres niveles, y con un índice de ajuste que quede por fuera de esos niveles”, explicó. La entidad toda se muestra más que abierta al diálogo a propósito de esta nueva medida: “Queremos transmitir tranquilidad: vengan, cuéntenos cuáles son sus dificultades y vamos a intentar dar una solución”. “No somos intransigentes con las categorías porque, además, necesitan ser actualizadas”. “Todo esto que pareció tan traumático, por lo frío que tienen las resoluciones, todo es conversable. El PAMI no funciona sin los prestadores y los prestadores no funcionan sin él, y nosotros eso lo tenemos claro”, sintetizó.

CAPACITACIÓN
La capacitación es otra de las medidas clave de la gestión. “Hay un enorme desconocimiento por parte de los médicos de cabecera de cómo funciona el sistema”, explicó. “Eso es nuestra responsabilidad; tenemos que destinar los recursos necesarios para capacitar a los profesionales para que entiendan la nueva modalidad”.

ANÁLISIS DE PROCESOS
“Los procesos del PAMI son lamentables”, definió Cassinotti. “Son terriblemente burocráticos y complicados”. La idea, entonces, es generar análisis de procesos que deriven en un nuevo diseño de los mismos, para que así resulten más dinámicos y más simples. Un ejemplo claro: dentro de poco, el PAMI va a lanzar la licitación para iniciar el cambio hacia la credencial electrónica, lo que “va a aportar padrones más confiables, ya que se van a actualizar día a día”.

RENEGOCIACIÓN CON LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA
“Se trata de un tema complicado”, admitió el titular de PAMI. Ante todo, se debe analizar la prescripción de medicamentos. Los médicos prescriben entre 7 millones y medio y 9 millones de recetas mensuales. Y el 90% de los beneficiarios consume cuatro recetas al mes. “El PAMI nunca tuvo un tope para esto: hubo un doctor en Capital Federal que en el mes de abril hizo 5.499 recetas. También hay pacientes con 80, 70, 50 recetas”, ilustró Cassinotti. “Esto significa que existen faltas de control alevosas: ¿por qué a nadie se le ocurrió poner un tope de recetas? Esos desvíos desaparecerían”.
Para el caso de los medicamentos de síntesis clínicas, han aumentado los usuarios, los precios y la aparición de nuevos productos, “aunque muchos de ellos son de una eficacia dudosa”. Lo mismo, explicó, ocurre con los medicamentos oncológicos. “Esto nos obliga a discutir los precios. Pero lo que me preocupa es la política de medicamentos en general”. “Nuestro país nunca ha tenido casi ningún control en esta materia; no se trata de perjudicar a la industria, sino de poner protocolos claros para ver cuál medicamento entra y cuál no al país”. El caso de la Atorvastatina, indicó Cassinotti, es ilustrativo del tipo de conflictos que surge cuando no hay una política clara: “Muchos laboratorios la producen y el más caro es el que más se vende. Si PAMI tiene medicamentos subsidiados al 100%, ¿puede comprar al precio más alto? ¿El Estado puede comprar así? Hay que sacarse la careta y empezar a generar una política de medicamentos de Estado”, enfatizó.
Otro de los avances que ayudarán a gestionar mejor el gasto en medicamentos es el de la receta electrónica, “que inició Regazzoni con buen criterio”. Hay un 7% de diferencia entre lo que el médico prescribe y lo que el paciente retira del mostrador: con la receta electrónica, este problema quedaría zanjado. “Es muy importante que los especialistas empiecen a utilizar la receta electrónica y que estén empadronados, para no tener desajustes”.


REFORMULACIÓN DEL CONVENIO PARA INTERNACIÓN DOMICILIARIA
El PAMI está encarando un reempadronamiento de prestadores y un proceso de auditoría sobre la indicación de internación domiciliaria y sobre la prestación. “Vamos a trabajar en la doble auditoría; se están haciendo módulos nuevos, muy bien definidos

MODELO CAPITADO PARA INSUMOS
La gestión está iniciando el paso a un sistema capitado en prótesis y otros insumos, con control doble sobre prescriptores y proveedores. “Licitaremos un listado de prótesis y se van a poder presentar todos los oferentes que quieran”, detalló Cassinotti.
Asimismo, se refirió también a la función social del PAMI, y adelantó que están estudiando la posibilidad de generar un subsidio controlado para los familiares que se queden a cuidar al adulto mayor de la familia: “Lo estamos estudiando para afrontar el problema de la falta de geriátricos”, explicó. Finalmente, destacó que “Tenemos que trabajar mucho más integrados con el resto del Estado; hay que buscar las soluciones en el trabajo conjunto”.



Fuente: Ciclo Abierto de Debate 2017.
Financiamiento del PAMI. Fundación Sanatorio Güemes
.

 

SUMARIO

 

Copyright 2000-2016 - Todos los derechos reservados, Revista Médicos